JULY

Prólogo Abecedario del Cortometraje Español del Siglo XXI por Alicia Navas Luque


Prologar el Abecedario del Cortometraje Español del Siglo XXI de Miguel Ángel Escudero Pérez supone valorar correctamente por un lado, el trabajo tan espléndido que ha hecho el autor y por otro, la relevancia del contenido de la obra.

 

Miguel Ángel Escudero Pérez lleva dedicándose a esto del cine, y más concretamente al cortometraje más de 20 años. Ya desde adolescente sentía pasión por el cine, un tío paterno le transmitió el gusto por este arte, sus recuerdos de infancia y adolescencia están teñidos de celuloide, en blanco y negro y en color, de frases míticas pronunciadas por grandes actores de la época, de pasar fines de semana enteros visionando películas en la televisión pública, o alquiladas en los ya casi desaparecidos videoclubs, coleccionando fichas y carteles de películas, biografías de actores, directores… creció y maduró teniendo como referencia las vidas, las historias de personajes de ficción o reales que le inspiraban y que le ayudaban a comprender el mundo, en una época en la que ninguno de nosotros comprendíamos nada.

Ampliar información a través del formulario de contacto o produccion.nace@gmail.com 

Con el paso de los años, su pasión no le abandonó sino que recobraba más fuerza y supo reconducir, lo que en un principio podría haber sido un pasatiempo o una afición, en una dedicación plena y profesional. Por eso, en sus más de 20 años dedicados a este oficio, ha realizado 8 cortometrajes, fundó la Agencia del Cortometraje Español (ACE)® y  la Nueva Agencia del Cortometraje Español (NACE)®, ha sido programador de cortometrajes, analista de guiones, productor de encuentros networking de cineastas, es autor de varios libros especializados, siendo este el tercero, está inmerso en su proyecto La Cortoteca Social de Madrid (LCSM)®, y un largo etcétera que nos indica que estamos ante un profesional que conoce muy bien su oficio, que lo ama y lo siente.

Miguel Ángel Escudero Pérez  es una de las personas que conozco que más admira y lucha por el cortometraje y los cortometrajistas, su labor es incansable, constante, exigente y comprometida consigo mismo y con los demás. De esta  aptitud se deriva que la obra que nos ocupa, es una obra seria, rigurosa que le ha llevado al autor 4 años de dedicación, le ha supuesto pasar numerosas horas ante el ordenador, no sólo para cumplimentar las fichas una a una, sino también por su labor de investigación, de visionado de cientos de cortometrajes, de contacto con los autores, de solicitud de material… No cabe duda, que el autor no ha podido reunir en esta obra todos los cortometrajes que se hayan podido hacer en lo que llevamos de Siglo XXI, sin embargo, para muestra un botón,  aparecen muchísimas obras, la inmensa mayoría visionadas por él, y que son representativas del cine que se hace y que se ha hecho en estos últimos años. Es un trabajo  titánico, en esfuerzo y en fiabilidad.

Para mí el cine, en el sentido amplio de la palabra, cumple principalmente con dos funciones, ambas importantes. La primera, la de evasión de la realidad, donde el entretenimiento, la fantasía y la invención están al servicio del espectador, generando momentos de disfrute, de relax y de huida de la cotidianeidad… ¡qué sería de la vida sin el cine!. (“Adelante, alégrame el día”. Clint Eastwood en Impacto súbito, 1983).

Y una segunda función, ya no de evasión sino de asentamiento de la realidad, de analizarla por los cuatro costados, de propuesta de alternativas, de denuncia, donde está al servicio del director, mostrando sus sensibilidades hacía una parte de lo retratado  que le inquieta, que le perturba o que simplemente quiere transmitir, porque el cine ayuda a transformar conciencias, contribuye a visibilizar realidades, es a menudo un recurso que sirve para explicarse uno mismo, para explicase a los demás,  para explicar una sociedad y para interrogar y buscar alternativas a lo cotidiano.

El cine, y por lo tanto el cortometraje, esa fábrica de ilusiones y de evasión, pero también de estudio, de debate, de reflexión… de su faceta más prolífica, se revela como un instrumento que se alza por encima de convencionalismo, de lo establecido, y donde puede abrir nuevos caminos al público, a quien se le pone ante un espejo.

 

Abecedario del Cortometraje Español del Siglo XXI de Miguel Ángel Escudero Pérez es una obra, a mi entender, que puede resultar muy útil  al profesional que se dedica a ello, cineasta novel o profesional; a cualquier experto que quiera servirse del cortometraje como instrumento para consulta, apoyo, denuncia, exposición…en su quehacer diario; así como al lector interesado por este género, fuente de disfrute y entretenimiento. En las más de 1.800 fichas que aparecen en la obra, el lector puede encontrar cualquier temática, género y/o etiqueta ya que son tantos los títulos que recoge, que difícil será que el lector no encuentre referencias de más de un corto que trate una determinada temática o género.

 

Como profesional que soy del ámbito de lo social, la vertiente más transformadora y de denuncia de la realidad del cortometraje, es lo que más valoro de la obra de Miguel Ángel Escudero Pérez ya que dispongo de un gran fondo de cortometrajes, donde  acudir a él como apoyo audiovisual a la hora de enfatizar realidades, denunciarlas, ejemplificarlas… ante cualquier colectivo como puedan ser menores, mujeres, inmigrantes, adolescentes, tercera edad… Precisamente por esto, Abecedario del Cortometraje Español del Siglo XXI  me parece una obra estupenda y útil, ya que al poder acceder a la información minuciosa que detalla cada ficha de cada cortometraje facilita mucho la labor de docentes, educadores o cualquier profesional que quiera buscar referencias, apoyo visual para hacer llegar su mensaje o enseñanza.

 

Así mismo, como amante de este género cinematográfico, me resulta muy reconfortante poder acceder a un océano de historias contenidas en el Abecedario del Cortometraje Español del Siglo XXI para bucear entre cientos de títulos, directores, actores, músicos, fotógrafos, guionistas, productoras,… y disfrutar del bien saber hacer, del ingenio y de la imaginación de los profesionales que se dedican a este gran oficio, porque “solo los soñadores mueven montañas” (Fitzcarraldo, 1982)

 

En definitiva, una gran obra tanto para eruditos, neófitos y amantes del género.

 

Alicia Navas Luque
Maestra y Educadora Social
Diplomada por la Universidad Complutense de Madrid

Ampliar información a través del formulario de contacto o produccion.nace@gmail.com 

Sábado 29 de junio de 2019.

Asociación
Nueva Agencia del Cortometraje Español (
NACE
). 
©Todos los derechos reservados.

JUNE